11.8.08

partida



un día recoges las maletas, vas al aeropuerto, y te vas. a veces te vas y sabes que regresas y cuándo, hay veces que te vas y no sabes si vuelves, hay veces que empacar viene acompañado de la conciencia que no regresas nunca, jamás, eso si tienes suerte.

próximamente haré maletas sabiendo que regreso en una semana. me voy a la isla de la que alguna vez fuí pero ya no soy. como dijo kundera, la suerte del expatriado es saberse sin patria, porque no eres de dónde estás y ya no perteneces al lugar del que eres. te encuentras en el limbo, sin país, sin patria, sin lugar al que regresas. el océano es de dónde soy, más de ningún océano en específico. a falta de un gran cuerpo de agua me tengo que conformar con un lago enorme que parece mar puesto que mis ojos no encuentran su límite.

esta vez me voy de vacaciones de todo, y de todos. tengo el pensamiento nublado por gente que quiere aunque yo no quiero, de deseos foráneos, de sentimientos encontrados que no encuentran forma de coexistir. siete días a la orilla del mar no harán nada para aclarar mi mente, ni para darme fuerzas para aclararla cuando regrese. pero escuchar las olas me recordará que alguna vez fui de algún lugar, que jugaba con la arena en mi infancia, que en cierto momento, por más infinitesimal que fuese, fui feliz.

se me sigue olvidando que en la isla de la que fui pero ya no soy también dejé pedazos que nublaban mi pensamiento. los empaqué en cajas que en algún momento me van a envíar a mi nueva residencia, pero al encargado siempre se le olvida y yo tampoco me esfuerzo por recordárselo. las últimas veces que he regresado miro las cajas, las muevo de sitio, a veces pateo alguna, y siempre termino abriendo auqnue sea sólo una por curiosidad. siempre me sorprende lo que está adentro, más rápidamente recuerdo la identidad de cada objeto, el por qué lo puse en la caja y porque lo dejé. usualemnte me llevó algo y cierro la caja.

dónde quiera que voy siempre tengo problemas, o cosas que me nublan el pensamiento, que pretendo escapar cambiando mis coordenadas geográficas, o por lo menos, tomando vacaciones. es así que siempre estoy de vacaciones de algo.

odio, como me dijo ana sal en un momento de sinceridad, ser una persona, haber nacido siendo algo con límites. nací con un cerebro lleno de ideas que venían desde la fábrica y que no puedo borrar. son tantos los conceptos que me impiden ser la persona que quiero ser, o mejor dicho, hacer lo que verdaderamente quiero. e irme por algunos días no soluciona nada, y me tengo que recordar eso a menudo. nada verdaderamente soluciona nada en realidad, las cosas pasan y se te quedan pegadas a la piel sin más.

la esperanza es saber que hacer cuando regrese, aunque probablemente me comprometa, como siempre, a ser paciente. cuándo llegará el límite de la paciencia, no lo se.

quiero empezar una vida tan plena que no hay lugar para las fantasías, pero nada, empezando por mi, coopera.

pintura de max beckmann

Etiquetas:

1 Comments:

At 9:30 a. m., Anonymous Anónimo said...

2Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... reporte gratis en bogota - reporte gratis en santiago - reporte gratis en santiago - reporte gratis en santiago - reporte gratis en santiago

 

Publicar un comentario

<< Home